Pensamos en una silla fácil, fresca, lavable, manejable, cómoda y atractiva.

El encargo de la firma japonesa Yamakawa propone una silla para terraza, de polipropileno, en varios colores, apilable y con un lenguaje sencillo pero personal. 
El resultado es una pieza que se lee con facilidad y que tiene unos rasgos distintivos: sus huecos geométricos, que no guardan simetría entre sí, proyectan una sombra interesante cuando la luz pasa a través de ellos y ventilan al usuario para aliviarle del calor.  Una silla fácil, resistente, fresca, lavable, manejable, cómoda, guapa y con buen carácter.