Concebimos dos tipologías que rompen la frontera entre el juguete y el mueble.

Se trata de dos tipologías que rompen con esa frontera que existe entre el juguete y el mueble. Son piezas que están concebidas para ayudar a crecer al niño, para despertarle la imaginación, para que viva mejor y se sienta en un mundo propio. En el baúl puede guardar sus tesoros o lo puede utilizar como una barca para jugar en el agua, mientras que el Nido puede ser usado por el niño como una cueva para refugiarse del mundo de los adultos o como una cápsula espacial. Los niños son capaces de convertir cualquier objeto en otro objeto, por eso es tan interesante diseñar para ellos pensando no en su escala sino en su ingeniosa cabeza.