Mariscal diseña este jarrón a partir de convertir un tópico gráfico español en una abstracción con formas orgánicas.

Cuando Bidasoa dedide renovar su catálogo con piezas de firma, muy personales, recure a Mariscal para realizar varias piezas, como el Jarrón Olé. Para darle forma, Mariscal investiga sobre los tópicos gráficos españoles: flamencos, toreros, sombreros cordobeses... Finalmente opta por la abstracción de una forma orgánica, con unas manchas de color rematada por un anillo que recuerda un sombrero. En este encargo resulta interesante la resolución de las difucultades técnicas para cocer una pieza de porcelana como ésta.