Revisamos y actualizamos las lámparas orientales que iluminan las jaimas.

La lámpara de plástico Mora se inspira en las tradicionales lámparas metálicas marroquíes troqueladas que dejan pasar la luz a través de sus huecos produciendo un sugerente efecto luminoso. Las recuerda en la forma y en la textura. La idea es utilizar un lenguaje, una tecnología y unos materiales contemporáneos para concederle una nueva vida. El usuario puede establecer la misma relación emocional que con una lámpara artesanal, pero su actualización responde a las necesidades actuales. La forma ha ido derivando hacia un volumen compacto de geometría pura, mientras que la textura crea un contraste con esas líneas ya que dibuja un bajorrelieve que reproduce una trama dibujada por Mariscal. En su parte superior se remata con una semiesfera de color negro y un círculo que permite transportarla con facilidad, o colgarla de un árbol o de una pérgola.