Para realizar el anuario de la multinacional de componentes eléctricos Zumbtobel desarrollamos un lenguaje gráfico en clave poética.

Cuando Zumtobel, empresa multinacional de componentes eléctricos, encarga la realización de su anuario, se parte de la idea de que la luz va a ser el objeto sobre el que desarrollar todo un lenguaje gráfico en clave poética. A partir de ese concepto, la luz, se desarrolla una metáfora cromática en la que se simulan los cambios lumínicos que se suceden desde la noche hasta el amanecer y desde el amanecer hasta la puesta de sol. Luces y sombras, reflejos, tonalidades, matices, deslumbramientos y alumbramientos. Con negro se tiñen las dos noches: una noche sin luna, iluminada por la luz artificial, o una noche iluminada por la luna llena. La paleta cromática de las restantes páginas remite a las tonalidades del atardecer y el amanecer, cuando la luz define el tiempo y se apodera de los espacios. Y viviendo dentro de esa gama cromática, se crea ese personaje que atrapa la luz con un embudo.
El anuario no sólo transmite datos, gracias a los recursos gráficos utilizados consigue también transmitir publicidad de gran calidad.