Aportamos funcionalidad y humor a un objeto que da buena luz y ofrece compañía.

Estas lámparas, de sobremesa y de pie, realizadas en metal pintado de negro, son todo un personaje. Un personaje muy expresivo que, gracias a las rótulas del brazo, adopta diferentes posturas que aportan funcionalidad y humor al objeto: se quita y se pone el gorro (la pantalla), sube o baja los brazos... Una lámpara que, además de dar buena luz, ofrece compañía, lo que es un gran valor añadido.