Este cartel conmemorativo de Vespa retrotae a un mundo antiguo en el que lo importante no es el motor, sino el chasis.

Para celebrar los 50 años de la empresa de Vespa, Mariscal, un amante del scooter, sube a Fermín y a Piker en vespas del año 1946 (la primera de la marca) y de 1953. El mar, la conversación y la chica rubia explosiva retrotaen a un mundo antiguo en el que lo importante no es el motor, sino el chasis.