Instalamos una chumbera de acero inoxidable de 6 metros de altura, de la que brotan cactus vivos, jugando con el contraste entre lo artificial y lo natural.

Para el campus de la Universidad Politécnica de Valencia, Mariscal realiza una escultura que emula una chumbera de 6 metros de altura, construida con acero inoxidable pulido espejo, de la que brotan cactus vivos. La idea es proponer una reflexión irónica de nuestra propia realidad, jugando con el contraste entre lo artificial y lo vnatural. De la superficie de acero inoxidable, totalmente lisa y perfecta en contraposición a la apariencia espinosa y rugosa de un cactus, brotan pequeños cactus vivos que luchan por adueñarse de este icono que ha venido a sustituirlos.