Estas botellas no solo renuevan el aspecto de las botellas, sino que unen en una sola imagen los dos líquidos más tradicionales que se sirven en una mesa.

Diseñar servicio de mesa resulta muy atractivo para arquitectos y diseñadores. Para el Estudio Mariscal es un reto que se hace con gusto y con ganas de mejorar la vida cotidiana por medio de objetos que guiñen el ojo, que tengas cualidades que vayan más allá de su función y su uso. El diseño de las botellas Ilvino & Laigua no solo cambia el aspecto tradicional, sino que une en una sola imagen los dos líquidos, gracias a que sus traseras planas permiten ensamblarlas como si de un solo objeto se tratara. Funcionan porque agarrarlas y escanciar el agua o el vino resulta cómodo.