Creamos un personaje mutante capaz de simbolizar todos los conceptos desarrollados en la Exposición Universal Hannover 2000.

Para seleccionar la mascota de la Expo Hannover 2000 sus organizadores convocaron a participar en un concurso restringido a veinte destacados autores internacionales. De acuerdo con las bases de la convocatoria, la mascota debía simbolizar los tres lemas básicos de la Exposición Universal: Humanidad, Naturaleza y Tecnología. 
Es elegida Twipsy, la mascota diseñada por Mariscal, un personaje que llega desde un pasado tan lejano como el Big Bang, una chispa en expansión que se hizo estrella, célula, invertebrado, reptil, ave, mamífero y, ahora, Twipsy. 
Twipsy ha nacido del ordenador, por eso su morfología es como la de un chicle, que se estira y se alarga, se reduce y se achata. Su propia esencia determina su forma. Twipsy debe, además, representar a un ser capaz de entender todos los códigos manejados por las sociedades del 2000; no sólo los códigos occidentales, sino los de culturas lejanas para los europeos pero que deben estar necesariamente presentes en esta sociedad, ya tan mestiza. Twipsy es una síntesis, pero también una tesis.